Pdvsa debe pagar ahora a Goldman Sachs $990 millones en intereses de deuda

Con la venta de los bonos Pdvsa 2022N al banco de inversión Goldman Sachs, el saldo de la deuda externa que debe honrar tanto la República como la petrolera estatal asciende a 9.691 millones de dólares durante 2017.

Los pagos por deuda pública externa se incrementaron con la venta a Goldman Sachs de los bonos Pdvsa 2022N que se encontraban en la cartera de inversiones del Banco Central de Venezuela (BCV).

Con esta transacción de 2.800 millones de bonos que entran en circulación, ahora Petróleos de Venezuela deberá cancelar lo correspondiente al servicio de la deuda al banco de inversión desde 2017 hasta su vencimiento en 2022, en caso de que mantenga ese papel en su portafolio.

En el año 2014, Pdvsa y el BCV acordaron una emisión privada de títulos de deuda por 3.000 millones de dólares con cupón de 6%. Recientemente, el Banco Central a través de un intermediario cedió buena parte del bono a Goldman Sachs, por lo que un endeudamiento que se ejecutó entre entes públicos en el país pasó a formar parte de la deuda externa.

De acuerdo a las condiciones de emisión del bono, la empresa petrolera estatal debe cancelar 90 millones de dólares cada seis meses por concepto de intereses al banco de inversión norteamericano. Esto significa que Pdvsa deberá cancelar un total de 990 millones de dólares durante cinco años y medio.

El próximo mes de octubre, la petrolera debe cancelar los primeros 90 millones de dólares, lo que significa un incremento en los compromisos que se deben honrar en 2017 por el orden de los 9.691 millones de dólares.

Esta nueva acreencia dificulta aún más el flujo de caja del país para el último trimestre del año, cuando se debe cancelar un monto importante de deuda de 3.604 millones de dólares entre la República y Pdvsa.

“Sin duda esta negociación complica las finanzas del país”, acota Víctor Silva de la firma Kapital Consultores.

La caída de los recursos en divisas debido a la baja de los precios del petróleo, la imposibilidad de fortalecer las reservas internacionales y los altos compromisos de deuda, ha llevado al gobierno a ejecutar distintas estrategias para conseguir recursos en dólares. Tras la venta de varios activos, la renegociación de deuda bilateral, la aceptación del pago de facturas pendientes con un alto descuento a países de Petrocaribe y la recompra de bonos de deuda, Venezuela llevó a cabo una reciente negociación de títulos también con descuento a los bancos de inversión Goldman Sachs y Nomura.

“Todas estas decisiones ponen en duda la capacidad de pago del país, ya que deja en evidencia que existe una crisis de liquidez profunda y urgente. Este tipo de estrategias como la ejecutada con Goldman Sachs afectará también la capacidad de financiamiento futuro porque se eleva el riesgo y por ende la tasa de interés que debe cancelar el país. Existe ahora un riesgo reputacional para los posibles compradores o financistas. Lo que significa que se le agotan las opciones a Venezuela”, indicó Silva.

Fuente: El Estímulo / AF