Solo para 24 días alcanza importación de trigo para el pan

A las 4:00 p.m. inició la carrera de velocidad de los Padilla García. La meta era conseguir pan. Se dividieron en dos grupos. Cada uno iría a zonas distantes. La hora de partida la decidieron tras hacer un estudio del mercado con los avisos que se leen en la entrada de las panaderías del estado con horarios de venta del producto bien detallados.

Dos vueltas completas al reloj vieron correr y desistieron. Todos llegaron a casa con las manos vacías tras ver negocios cerrados y otros con largas colas de personas esperando con números en mano que les aseguraban su compra. Ellos llegaron tarde para el plan de regulación extrema que se ha empleado para estirar lo poco de harina que queda en inventario.

Los suministros siguen siendo insuficientes. A la panadería de Mónica Moreira solo una compañía le manda dos sacos a la semana de 45 kilos cada uno. Antes recibía al menos 10 de tres proveedores diferentes. Lo que me traen no me alcanza para nada, comentó la dama.

Y de acuerdo a la información oficial, las 64 mil toneladas que llegaron a Puerto Cabello desde Estados Unidos y Canadá tampoco resolverán el problema. Al  ser enviados a los molinos para su procesamiento y distribuidos a todo el país alcanzarán para 24 días de consumo pan de Venezuela.

Plan de contingencia. En el establecimiento de Joaquín Pimentel se ha implementado como mecanismo de contingencia encender los hornos una vez al día. Solo a las 5:00 a.m. se hace lo que se vende en el día y se separan por raciones para atender a los clientes a las 7:00 a.m., 10:00 a.m. y 5:00 p.m.

Los panaderos trabajan menos. A las 9:00 a.m. ya no hay nada que hacer. “Tuve que quedarme solo con uno y otro que le hace los días libres”. La reducción de personal en el lugar fue de 80% para poder mantener las puertas abiertas “porque en la misma medida que tenemos menos harina caen las ventas”.

Comprar en el mercado informal no es opción. Fátima Mijares prefiere no correr ese riesgo. Ella conoce muy bien las normas y los controles del Ejecutivo y cada uno de los sacos que sale de los molinos tiene una guía de movilización que debe ser respetada. “Si algún funcionario detiene el vehículo donde traslade la mercancía comprada seguramente me la decomise”.

Fallas de otros ingredientes. No solo la harina de trigo es el problema. Ahora se han sumado otros. Hay poca disponibilidad de grasas para poder producir mantecas, deficiencia con el despacho de azúcar e incremento constante en el precio de los huevos, son algunas de las fallas puntuales que expondrá el gremio ante el ministro de alimentación Rodolfo Marcos Torres en reunión que se celebrará el jueves 28 de abril a la que asistirá el presidente de la Federación Venezolana de de Panaderías (Fevipan) Tomás Ramos, según detalló José Dichy, director de relaciones interinstitucionales de la Asociación Carabobeña de Panaderías, (Acipan).

Destacó además que se están haciendo las articulaciones necesarias para que se pueden tener una programación ideal del trigo que consistiría en 100 mil toneladas contratadas al proveedor, 100 mil toneladas en tránsito o en barco y 100 mil en molinos, y que pese a la poca disponibilidad de insumos y los cortes eléctricos en los comercios se mantienen los casi tres mil empleos que genera el sector  en la entidad.

Pese al drama que implica para familias como la Padilla García conseguir pan en el mercado, la situación de las 700 panaderías de Carabobo no ha sido tan aguda ya que al menos  cuentan con tres molinos en la región y uno en Aragua, lo que les ha permitido tener un poco mas de insumos que a otros comercios ubicados en otras regiones del país cuyos centro de procesamiento están más distantes.

Insuficiente. El presidente de la Federación Venezolana de Industriales de la Panificación y Afines (Fevipan), Tomás Ramos, informó que el trigo panadero que ha llegado a Venezuela “no ha sido suficiente para atender la demanda del sector que representa”.

Después de una reunión, a principios de mes, con el ministro de alimentación, Rodolfo Marcos Torres, el líder del gremio panadero destacó que ha sido arduo el trabajo y el compromiso tanto de Fevipan; el conglomerado trigo, los molinos, y el ministerio en la contratación de buques, su descarga inmediata en los puertos venezolanos, el traslado a los molinos y su distribución, para aliviar la escasez de la materia prima, señaló Fevipan en una nota de prensa.

En esa reunión también estuvieron el presidente del conglomerado trigo, Eduardo Bastidas; el director de Fevipan, Tomás Socias, y otros representantes del gremio panadero.

Ramos confirmó el arribo de tres buques: MV Wuchow, que ya está en proceso de descarga en puerto; MV Federal Tyne listo para iniciar el proceso; y el Casopeia Star, que está en tránsito.

El presidente de Fevipan explicó que muchas han sido las dificultades en recibir esta materia prima y cumplir con la programación y logística de los buques, debido la falta de divisas que enfrenta el país y también a las necesidades que tienen otros sectores productivos.

Ramos ha sugerido que no se detenga el proceso de producción de los molinos, en la meta de mantener los inventarios, de  100 mil toneladas en estos espacios, 100 mil en tránsito, y 100 mil en trámite.

Pero admitió que ese no es el escenario actual. “Hemos buscado los mecanismos para garantizar la llegada del trigo panadero y así mantener la rotación en la cadena productiva”, sentenció. De igual forma, aseveró que estarán los molinos retomando sus actividades con la descarga del buque MV Wuchow.

En relación al tema de otras materias primas, Ramos informó que fueron aprobadas divisas para la importación de levadura, otro de los rubros que enfrenta una fuerte escasez en el país.

Además, se planteó la necesidad del azúcar para el sector, y se aprobó dos mil toneladas de este rubro a través de Central La Pastora, pero aun la logística para su distribución está en análisis.

Fuente: El Carabobeño / DB – AV

Publicado en Sin categoría