Sector público ha concentrado 82% de los conflictos laborales

El nivel de conflictividad laboral en el país se redujo en mayo, pero el peso de las protestas sobre el sector público continúa siendo elevado.

La conflictividad laboral bajó en mayo al registrarse 78 protestas, tras una escalada que había tocado su techo en el mes de marzo con un total de 113 manifestaciones.

De acuerdo con el reporte mensual que realiza el jefe de la cátedra de Derecho del Trabajo de la UCAB, Victorino Márquez, la reducción se ubicó en 10,3% con respecto al mes anterior, cuando se habían registrado 87 conflictos.

Pero no sólo se registraron menos acciones por parte de los trabajadores, sino que el tono de las mismas fue menos conflictivo en comparación con otros meses.

En tal sentido, se aprecia en la presentación que las tomas de instalaciones y las paralizaciones parciales o totales de industrias bajaron y al cierre del mes pasado sólo representaban 6% del total, equivalente a cinco empresas. A lo largo del año se han registrado entre 10 y 15 empresas tomadas o paralizadas por los trabajadores cada mes.

Al ser consultado sobre el panorama general, Márquez señaló que la disminución en el número de conflictos laborales coincide con la llegada de María Cristina Iglesias al Ministerio del Trabajo y Seguridad Social.

Después de dos meses desde el arribo de la funcionaria al despacho laboral se reactivaron algunas negociaciones de contrataciones colectivas que se encontraban detenidas, como en el caso de los eléctricos.

Presión sobre el Estado No obstante, la presión laboral sigue del lado del Gobierno. Si bien la nómina estatal es menos extensa que la del sector privado, fue en los entes y empresas del Estado donde se concentró 82% de los conflictos protagonizados por trabajadores a lo largo de este año. Del total de 382 situaciones, 314 corrieron por cuenta de los trabajadores del sector público.

La división entre las organizaciones sindicales de una misma empresa o sector, el desengaño de los trabajadores con la estatización y la crisis de representatividad han ocasionado algunos de los problemas laborales en el sector público, aseguró Márquez en el reporte.

En contraposición, en la empresa privada recayó 18% de los problemas laborales que se presentaron en ese período, es decir, 68 conflictos en 2009.

Para Márquez, uno de los factores que ha impactado en las protestas entre los privados ha sido la incomprensión de las implicaciones de la crisis económica por parte de los trabajadores. Otras situaciones que afectan la paz laboral son el paralelismo sindical y la parcialidad del Ministerio del Trabajo como árbitro en los conflictos.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.