Red del Estado crece pero con fallas de distribución

En materia de alimentos, el Estado continúa avanzando en espacios que pertenecían al sector privado. Con la adquisición de la mayoría accionaria de la empresa Cadena de Tiendas Venezolanas (Cativen), que administraba los Hipermercados Éxito y los Automercados CADA, no sólo crece en canales de distribución sino que incursiona en un mercado que tiene penetración en otros estratos de la población.

Con los Abastos Bicentenario, antiguos CADA, adquiere 40 establecimientos que representan el 1,2% del mercado de autoservicio, según las cifras del sector. A esto se suman los seis Hipermercados Bicentenario, que antes eran Éxito, los cuales no sólo expenden alimentos sino también artículos para el hogar, lencería, electrodomésticos, entre otros productos.

Luego de que se anunciara la expropiación de los Hipermercados Éxito, se anunció la negociación con Cativen para que conservaran 20% de las acciones del negocio, pues el Gobierno reconocía que no tenían experiencia en el manejo de ese tipo de cadenas.

Si bien es cierto que la experiencia de los entes del Gobierno en cuanto a producción, procesamiento, distribución y venta de los alimentos ha crecido en los últimos años, según han declarado los funcionarios, también es cierto que con la adquisición de más puntos de venta se enfrentan a nuevos retos, sobre todo en lo que a la distribución se refiere.

Uno de los grandes retos que deberá enfrentar el Ejecutivo para atender las nuevas redes de abastecimiento que está creando, es la logística en la distribución de productos. El Estado cuenta con la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA), que es el organismo que se encarga de hacer las importaciones, la compra de productos nacionales, el acopio y la distribución de alimentos para la red Mercal.

Pero para atender los 16.000 puntos de venta de Mercal, CASA debe subcontratar transporte para la distribución de los alimentos, pues los que tiene no son suficientes para atender toda la red.

Además, con la incorporación de los Comersos, y los Abastos Bicentenario el Gobierno deberá invertir en transporte para atender los más de 18.000 puntos de venta de alimentos que tiene en todo el país y mantener los canales de distribución abastecidos.

Las deficiencias

Las fallas de productos básicos tanto en Mercal como en Pdval son evidentes en sus anaqueles. En el caso de Mercal, los puntos de venta se abastecen dos veces por semana, no sólo por cumplir con el plan mensual sino por falta de transporte.

En un recorrido realizado por El Universal, trabajadores de los Mercales tipo I, que prefirieron el anonimato, dijeron que en ocasiones los encargados deben ir hasta los centros de acopio a buscar los productos porque no hay transporte para llevarlos hasta el local.

Los Abastos Bicentenario se mantienen surtidos, tanto de las marcas privadas como de las del Estado. En el Hipermercado ubicado en Terrazas del Ávila se evidencia una ligera disminución en la oferta de ar- tículos del hogar, lencería y textiles. En alimentos, no había ni margarina ni aceite vegetal.

Los trabajadores del Hipermercado Bicentenario informaron que la tienda, al igual que los abastos, están aprovisionados porque los despachos de productos los realizan las empresas proveedoras.

Angie Contreras
EL UNIVERSAL

Publicado en Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.