Gremios apuestan al diálogo y la productividad

Representantes de las diferentes organizaciones gremiales de la entidad se dieron cita en el diario El Siglo, en Maracay, para ofrecer sus puntos de vista acerca de la situación del país.

En una visita institucional al ya referido medio de comunicación hicieron sus aportes de ideas sobre cómo puede palearse la crisis económica en la que se encuentra el país.

“Es indispensable el diálogo y concretar resultados de las reuniones”

José Luis Soto, presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua (CIEA) afirma que, pese a la crisis, en Aragua las empresas están trabajando a la capacidad que les permite la cantidad de materia prima con la que cuentan, no obstante insiste en la necesidad de que los sectores productivos del país se sienten a conversar con el gobierno en la búsqueda de una solución “estamos llamados al diálogo, eso es lo que el pueblo quiere”, explicó.

Soto aclaró que el sector industrial sigue adelante pese a la adversidad y comentó que según las cifras de Conindustria para el tercer trimestre de 2014 la capacidad utilizada en la industria era de 49%, “eso quiere decir que industrialmente estamos produciendo menos de la mitad de lo que podríamos producir, pero como soy un hombre profundamente optimista, considero que hay formas de salir del problema”, enfatizó.

Para Soto resulta indispensable revisar la ley de timbres fiscales en Aragua cuyas obligaciones ahogan a los industriales y sobre todo al pequeño y mediano empresario, también hizo énfasis en la creación de instructivos o en un acercamiento productivo con el Estado para conocer acerca de las providencias emanadas de la Ley de Costos y Precios Justos cuya complejidad, a su criterio, se resuelve con diálogo, “no tendremos acceso a la materia prima si nos permiten expresar nuestros planteamientos para buscar salida a esta crisis”, puntualizó.

“Nos estamos acercando al ciudadano común”

Para la presidenta de Fedecámaras – Aragua, Marisela Rojas lo más relevante es atender a la evolución del país y específicamente el estímulo al sector productivo. Rechaza enfáticamente la matriz de opinión que señala a los empresarios como creadores de una Guerra Económica “no nos identificamos con ese título de guión de película, ningún empresario pondrá de su inversión, su patrimonio, tiempo y trabajo para hacer cosas que vayan en detrimento de su propio país” remarcó.

Rojas insiste en que los empresarios siguen abiertos al diálogo, pero destaca la necesidad de que las reuniones concreten soluciones, pues considera que se ha perdido mucho tiempo en discusiones estériles. Asimismo destaca que no es mala la medida de ajustar el salario pero sí considera que hay otras prioridades “el país lo que necesita es arranque, producción, estímulo”, precisó.

La empresaria asegura que el sector está ganado a la esperanza en que la situación mejore, aunque reconoce que hay devaluación y que, ante la escasez, mandar más circulante en escasez pudiera agravar un poco más las cosas. Sobre la actividad de Fedecámaras como gremio destaca que representan un gran sector del país y que se han esforzado por buscar escenarios donde se sitúan de forma más cercana al ciudadano común.

“Lo único que desanimará la práctica del bachaqueo es la producción”

Varios puntos interesantes, según acota Juan Carlos Ruggiantoni, se desprenden de la actitud del jefe de Estado en cuanto a reconocer realidades que en el pasado no eran vistas como tal por el mandatario y su gobierno. “Maduro reconoce la crisis, habla de optimizar el uso de las divisas e incrementar la productividad, menciona que el petróleo a 100 dólares no vuelve, quiere decir que el país debe entrar en la conciencia de que debemos dejar atrás el modelo rentista y que tenemos que producir”, acotó.

No obstante estos cambios, que considera positivos, el presidente de la Cámara de Comercio de Aragua, acota también que existe otra realidad y es que no hay abastecimiento suficiente y para eso es necesario producir “hacerlo en el esquema actual es bastante complicado, el sector comercio es el final de la cadena y para tener anaqueles llenos el sector industrial debe producir”, comentó para lo cual, enfatiza que la solución está en la sustitución de importaciones por producción nacional.

Revela sin embargo que este planteamiento requiere un método, una planificación, un programa. Según acota, es necesario un acercamiento no sólo por la coyuntura, un diálogo franco, y la implementación de mecanismos que garanticen la seguridad jurídica y confianza en la inversión. Asegura que el problema nacional es estructural y que el productor, empresario y comerciante sólo quieren trabajar, enfatiza en que, con tantos controles, hay que buscar la raíz del problema en otro lado “Hoy por hoy se ha visto en las inspecciones que el problema es otro, uno o dos están en problemas de 10 mil o 9 mil comercios inspeccionados, la mayoría son obedientes de la ley porque si no la obedecemos somos multados, cerrados o expropiados”, enfatizó

Para Ruggiantoni los controles sólo regularizan situaciones puntuales pero no resuelven problemas de fondo, puso como ejemplo las captahuellas “lo único que desanimará la práctica del bachaqueo es la producción. Si hay anaqueles suficientemente llenos no hay necesidad de revender”.

“La vivienda debe ser política de Estado y no un programa de gobierno”

Este 2015 es un año duro para el sector Inmobiliario. Así lo afirma Héctor Gómez, presidente de la Cámara Inmobiliaria del Estado Aragua, quien reconoce que existe crisis en este rubro y que, ni el gobierno pudo cumplir sus metas con la llamada Gran Misión Vivienda Venezuela “En 2014 sólo avanzaron el 40% de lo que tenían previsto”, enfatizó

Afirma Gómez que en la actualidad no hay posibilidad de adquirir viviendas para ningún venezolano y el tema del alquiler también resulta una complicación teniendo en cuenta el marco normativo que regula los alquileres. Sobre este punto aseguró que esa ley debe ser modificada o, por lo menos revisada, debido a una serie de inconsistencias que presenta. “Hoy prácticamente no existe oferta de alquiler, era una alternativa interesante, movía un mercado productivo, además la adquisición de vivienda es inviable, no hay financiamiento a largo plazo, hay que reactivarlo”, puntualizó.

Afirmó que las vivienda de 500 mil no existen, desmintiendo así las declaraciones de Maduro “Una vivienda no debe costar menos de 4 o 5 millones de bolívares por razón de estructura de costos, con lo cual hay un desfase, somos serios y responsables en los números”, destacó a la par que afirmó la disposición de participar del diálogo y de mesas de trabajo, siempre que éstas den resultados concretos

Para Gómez, hay desconocimiento en relación al costo de inversión, y reitera que se trata de un tema de inflación al que se adiciona la situación de los sindicatos, que les está causando grandes problemas, y la crisis de los materiales de construcción “llegó el momento de establecer políticas de estado en el tema de vivienda, porque es una política de Estado y no un programa de gobierno, nadie estará dispuesto invertir sino existe un marco jurídico que permita garantizar su inversión”, precisó.

“Estamos prestos a participar con los sectores público y privado”

La escasez de insumos y el exagerado precio de los que sí se consiguen es uno de los principales males del sector construcción, según afirma Federico Álvarez, presidente de la Cámara de la Construcción en Aragua. Álvarez asegura que para generar condiciones de proyecto ideal han tenido que migrar a la búsqueda de insumos alternativos o mercados paralelos donde los costos incrementan de forma considerable.

Destaca además los problemas que afrontan con las trabas recurrentes para la adquisición de permisos y las exigencias que deben cumplir para culminar sus proyectos, destacando que, para sacarlos adelante, las empresas serias han tenido que usar sus propios recursos. Sobre este punto tampoco consideran una opción participar en la Gran Misión Vivienda Venezuela debido a que ésta no está en capacidad de entregar a los constructores el 100 por ciento de los insumos.

Pese al panorama, Álvarez afirma que siempre están prestos a trabajar y dialogar tanto con el sector público como privado, e incluso vio con buenos ojos que en Aragua se solicitó la participación de la Cámara de la Construcción en unas obras emblemáticas de la localidad.

“Las medidas económicas golpean al pequeño y mediano empresario”

Julio César Vásquez, presidente de la Cámara de Pequeños y Medianos Empresarios de Aragua destaca que los recientes anuncios económicos, lejos de pintar un mejor panorama lo que hacen es golpear al pequeño y mediano empresario ya que no favorecen, en lo inmediato, ni la producción ni la productividad.

“El aumento salarial promueve mecanismos que redundan en devaluación, el hecho de que se haya aumentada la nómina aumenta los costos porque la nómina sube, la inamovilidad favorece a la baja de productividad por el ausentismo laboral. La iniciativa privada arranca y comienza el artesano que debe afrontar todas estas novedades, con las trabas poco podemos garantizar una constancia en la producción, creemos que el gobierno debe enfocarse en los problemas de base, de fondo”, precisó.

Para Vásquez la solución está en controlar la inflación “aquí todo se nos pone cuesta arriba, por ejemplo, en cuanto a la materia prima el pequeño y mediano productor no importa lo que quiere decir que la materia prima estará más cara. Desde el año 2000 la pequeña y mediana industria ha estado cerrando más empresas y abriendo menos, nosotros esperamos que el gobierno proponga instructivos para que aumente la productividad y que elimine permisologías y exigencias porque en cualquier momento un fiscal nos cierra cinco (05) días y para nosotros es muy difícil sobrellevar la situación de ese modo”, destacó.

Prensa CIEA / ECT

 

Publicado en Sin categoría