FEDECAMARAS celebra su 70 aniversario

Hace 70 años, un 17 de julio de 1944, veintidós agrupaciones venezolanas, representantes del comercio y sectores de producción, se unieron para formar lo que hoy conocemos como la Federación Venezolana de Cámaras de Comercio y Producción de Venezuela –FEDECAMARAS-, con el compromiso de contribuir al desarrollo económico del país, promoviendo la iniciativa privada, el bienestar social y la defensa gremial.

Mantenemos sólidos los valores y los principios que inspiraron el origen de nuestra institución. El gremio empresarial está más fortalecido que nunca, seguro estamos que no existe país en el mundo que haya logrado progresar sin el esfuerzo privado, “no hay ningún gobierno, por más que lo intente, que pueda vivir y progresar sin los empresarios”, afirmó Jorge Roig, presidente de Fedecámaras.

“Hoy celebramos nuestro aniversario con la certeza que este país va en la dirección incorrecta”. Seguiremos insistiendo en el diálogo eficiente y productivo como factor indispensable para resolver la grave crisis que atravesamos y procurar el país que todos los venezolanos queremos.

El conglomerado empresarial en su Asamblea Anual realizada en Paraguaná, presentó al país su “Compromiso con Venezuela”, un documento que muestra una alternativa al modelo económico instaurado por el Gobierno, un modelo que se ha caracterizado: 1. Aumentar la propiedad estatal de medios de producción; 2. Centralizar y controlar la actividad privada mediante la creación de organismos reguladores, trámites legales, y normas que tratan de sustituir a decisiones operativas como la distribución de productos; 3. Irrespetar los derechos de propiedad; y 4. Mermar la seguridad jurídica con un marco legal que carece de estabilidad y no se aplica a todos por igual. La crisis económica actual es la consecuencia de imponer medidas que en la práctica crean obstáculos para la producción en lugar de apoyar su desarrollo.

En 2013 todos los sectores económicos se desaceleraron y sectores clave decrecieron. El PIB consolidado creció 1,4 puntos porcentuales por debajo del promedio de Latinoamérica y el Caribe, mientras que el crecimiento promedio de los mercados emergentes y economías en desarrollo fue 3,6 veces el crecimiento alcanzado por Venezuela. A pesar de los cuantiosos recursos naturales y el talento con el que cuenta nuestro país, la realidad es que el país ha retrocedido año tras año con respecto a América Latina y el mundo. En los últimos 20 años, Venezuela acumula el segundo menor crecimiento del producto per cápita de la región, después de Haití. Este no es el entorno que un país necesita para promover el crecimiento y la inversión. Necesitamos una economía que permita enfrentar los retos actuales y los del futuro.

Es momento de empezar a construir oportunidades para los venezolanos de hoy y los del futuro. Superar la grave situación económica en la que estamos, requiere que tomemos medidas ya. Pero las medidas que debemos tomar no deben ser decisiones aisladas, unilaterales, contradictorias entre sí, tardías, sin un norte claro y pensando solo en beneficios de corto plazo. Salir adelante requiere objetivos bien definidos, planes integrales, coordinación y acuerdos entre los diversos actores, y decisiones oportunas y responsables, tomadas pensando en el largo plazo.

70_anos_-_Logo_Twitter_1Queremos un país con mayor productividad. Queremos que cuando los venezolanos piensen en el futuro sientan esperanza, no incertidumbre. Queremos que en Venezuela predomine el trabajo decente, tal como está definido por consenso a nivel mundial por la Organización Internacional del Trabajo. En Fedecámaras defendemos el esfuerzo y el valor del trabajo. Nuestro compromiso es y seguirá siendo con el desarrollo de Venezuela y el bienestar de los venezolanos. El desafío es construir una economía fuerte, con una política fiscal responsable y acorde con los ingresos fiscales de la nación, con una inflación controlada, con un Banco Central que limite el financiamiento al gasto público a través de la impresión de dinero; con un tipo de cambio único, competitivo y libre; con un esquema de pago de la deuda en divisas con el sector privado. Necesitamos la creación de mecanismos como fondos de ahorro o inversión para controlar la sobrevaluación de la moneda, que hace poco competitiva la industria local. Urgen reglas claras y justas para generar confianza. Es necesario eliminar trabas innecesarias, reducir la burocracia y simplificar los trámites. Una economía para crecer, necesita contar con servicios públicos eficientes y confiables.

El país necesita iniciar un proceso de discusión real con el Gobierno Nacional que conduzca a acuerdos sustantivos y tangibles.

Publicado en Sin categoría