“El mercado negro es el resultado de las prohibiciones”

Ysa Rodríguez Frisicchio
[email protected]

En el marco del nuevo sistema cambiario el Ejecutivo ha tratado de manejar el tema de las divisas de una manera fácil para las personas y empresas interesadas, sobre todo evitando que se genere el llamado “mercado negro” de divisas.
El economista Francisco Contreras, docente de la Universidad de Carabobo, explicó que el mercado negro nace a consecuencia de la mala conducción de las políticas públicas. “Tiene lugar cuando un Gobierno pretende controlar discrecionalmente y por decreto variables como los sueldos y salarios, los precios de los bienes y servicios, valor de la tasa de cambio, el nivel de las tasas de interés”.
Señala que la buena intención de asegurar precios bajos se tropieza con el problema de que si un bien tiene un precio considerado bajo existirá un aliciente para los demandantes de comprar más y poco incentivo para que los ofertantes produzcan más, “por lo cual al margen de los controles y a riesgo mayor los demandantes, comprarán a un precio más alto y los oferentes venderán a precio mayor, quienes no asumen el riesgo de transar a esos precios sufren los costos adicionales de búsqueda y espera en colas, sin garantía de aprovisionamiento”, aseguró Contreras.
Sostiene que, “los mercados negros son el reflejo de mala gestión gubernamental o de condiciones extremas (guerras, desastres naturales, prohibiciones). Los gobiernos con inclinación intervencionista siempre se acompañan de mercados negros y corrupción”.
Contreras confirma que la eficacia de un gobierno controlador mejora con la disminución de la gama de productos en el mercado y con la conformación de un Estado donde las tareas policiales normales se transforman en actividades de supervisión y vigilancia del aparato productivo, de allí que la reducción de variedad de productos, la escasez y la inseguridad aumenten.

¿Por qué mercado negro?
En torno a la definición de lo que realmente significa el término de mercado negro, el experto apuntaló que: “Negro por oposición a claridad, como sinónimo de lo que se realiza a escondidas, bajo la sombra protectora de la obscuridad. No puede ser de otra manera, este mercado, al ser ilegal, debe desarrollarse de manera oculta, bajo gobiernos con instituciones débiles y poco transparentes, donde la calificación del delito no depende de la justicia ciega sino de la fortaleza del control político y absoluto de las instituciones”.
Aseguró que dicho mercado está integrado por la mayoría excluida de “los favores del poder, por un lado la gente que considera que más caro es no poseer que tener a un precio mayor, que más costoso es lo que no se consigue y por supuesto de lado de la oferta toda suerte de aprovechadores oportunistas que disfrutan de alguna concesión del poder”.
Se podría considerar como hipótesis que este mercado se maneja como una suerte de mercadeo directo que utiliza canales de distribución parecidos a los del rumor y la venta de bienes, producto de apropiación indebida. “La paradoja de los controladores es que terminan en un caos donde controlando todo terminan sin controlar nada, con escasez, inseguridad y mayor inflación”, puntualizó Contreras.

Bandas cambiarias
Varios términos se desprenden del tema de las divisas y del nuevo sistema puesto en práctica por el Ejecutivo Nacional, entre los más destacados están las llamadas bandas cambiarias, las cuales vienen a ser parte protagónica de este novedoso proceso de compra y venta de divisas.
Contreras explica que las bandas cambiarias son rangos dentro de los cuales se espera que fluctúe la tasa de cambio. “Hay muchas variantes, cuando el BCV posee suficientes reservas, la tasa de cambio fluctúa libremente dentro de la banda según la demanda y oferta de divisas, y el ente emisor ofertará más divisas cuando sobrepase el nivel superior y demandará más divisas cuando caiga por debajo de la banda”.
“Si el Banco Central no dispone de suficientes reservas -advirtió- deberá ajustar las bandas hacia arriba porque de no hacerlo se crea un aliciente para la formación de un mercado negro”, puntualizó el profesor del Universidad de Carabobo.
En cuanto a los dispositivos legales que pudiera aplicar el Gobierno venezolano al mercado negro, el economista opinó que el mejor dispositivo de control del mercado cambiario no está en la prohibición sino en el logro de la estabilización y el crecimiento económico, las prohibiciones en situación de inflación y escasez se transforman en incentivos para el surgimiento de mercados negros.

Publicado en Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.