Efraín Carrera: actual riesgo en el sistema eléctrico se pudo evitar

El expresidente de Electrificación del Caroní (Edelca), hoy Corpoelec Sur, Efraín Carrera expresó que el Gobierno pudo haber evitado los riesgos actuales de operar el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Aunque el Gobierno, a través del ministerio de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, emprendió un plan de reducción del consumo eléctrico a escala nacional (centros comerciales, hoteles y grandes empresas), redujo la jornada de trabajo en la administración pública, extendió el asueto de Semana Santa, y frenó nuevamente la producción de las empresas básicas de Guayana, la cota del embalse de Guri continúa descendiendo entre 15 y 18 centímetros al día, comprometiendo las operatividad  de esa central hidroeléctrica.

 – ¿Pudo haberse evitado la situación de riesgo que hay en el sistema eléctrico, cuando la cota de Guri se ubica cerca de la 245?

– Ciertamente sí se pudo evitar: ante el conocimiento desde octubre pasado, de estar en presencia de un “año Niño” debía ponerse en operación todo el equipo termoeléctrico disponible para reducir el uso del agua y cubrir la posibilidad de otro año niño consecutivo. Esto ya ha pasado. No habiendo parque térmico disponible, explicar al país y proponer un razonable plan de racionamiento para minimizar el impacto en el verano. (No teníamos parque térmico a pesar del gasto anunciado en máquinas contratadas y no se implementó un razonable plan de racionamiento).

– ¿Qué pasaría si no llueve?

 – El ciclo de verano normal en el país es desde noviembre hasta mitad de abril, cuando comienzan las lluvias, no los “diluvios” que suceden en junio-julio-agosto-septiembre,  meses de máximo rendimiento de la cuenca del Caroní.  De no llover y llegando el embalse a la cota de “operación segura” habría que parar hasta  ocho unidades de la casa de máquinas dos con la consecuente reducción de caudales hacia Caruachi y Macagua que producirían una reducción de potencia entregada al sistema de unos 4500 a 5000 Megawatios (MW) que vendría a ser un racionamiento impuesto muy severo. ¿Será esto lo que el ministro (de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez ) llamó “colapso”?)

– ¿Hasta qué nivel es factible operar esa central hidroeléctrica?

– Se han hecho pruebas hasta el nivel 244,5 msnm y no se continuó bajando para preservar la seguridad del equipo.

– ¿Qué se debe hacer en lo inmediato para garantizar la confiabilidad  del servicio?

– Hay tres acciones posibles a tomar: 1.- poner el máximo posible del equipamiento termoeléctrico en servicio y pronto;  2.- llamar a María: que vendría a ser como una rogativa nacional para que llueva mucho, mucho y pronto y que la rogativa sea oída y atendida y 3-  las dos anteriores a la vez.

Déficit de electricidad de 3.000 MW supera el de la crisis de 2010. El déficit de energía ocasionado por la actual coyuntura, en la que Guri reduce drásticamente su generación al sistema eléctrico nacional por la caída de agua en el nivel del embalse, se ubica en más de 3.000 megavatios, lo cual  supera la cifra de 2.000 megavatios registrada en la crisis de 2010.

En un foro sobre el pasado, presente y futuro del sector eléctrico, celebrado ayer en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela, un grupo de expertos presentó las dimensiones de la actual emergencia eléctrica en las que el déficit de energía, por la menor generación desde Guri, va de 3.122 a 3.767 megavatios, según la crudeza de la sequía.

En las láminas presentadas por los especialistas se observa que el déficit de energía de la emergencia de 2010, también causada por la caída en el embalse de la central hidroeléctrica de Guri por el fenómeno climatológico El Niño, fue de 2.000 megavatios, lo cual hizo que el Ejecutivo aplicara medidas severas de racionamiento que incluyeron a Caracas. No obstante, en la región capital el corte de electricidad fue suspendido al día siguiente de su implantación.

El ingeniero Valdemar Andrade, quien trabajó en la empresa Electrificación del Caroní, Edelca, destacó la falta de previsión de la Corporación Eléctrica Nacional en torno a que el embalse de Guri registraba niveles históricos de descenso desde septiembre de 2015 porque no había llovido lo suficiente en la cuenca del río Caroní.

Andrade precisó que la situación se volvió más compleja con la llegada de El Niño, por lo que “resultan tardías” las medidas adoptadas en Corpoelec para disminuir el consumo nacional de electricidad como ordenar el feriado de Semana Santa y las restricciones al horario en los centros comerciales y la administración pública.

Agregó que los pronósticos meteorológicos indican que las lluvias serán copiosas y constantes entre julio y agosto próximos, lo cual deja a las autoridades en una situación comprometida para satisfacer la demanda de energía.

Manuel Guevara, integrante de la comisión eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, indicó que según los pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología en abril no lloverá copiosamente, por lo que dos días de precipitaciones en el Guri, ocurridas la semana pasada, representan dos centímetros adicionales de agua en el embalse. “Lo importante es que llueva en la cabecera de los ríos y eso no está ocurriendo”, dijo.

Agregó que según informaciones extraoficiales la cota del embalse se situó ayer por debajo de los 244 metros sobre el nivel del mar, lo cual significa cuatro metros por encima de la cota crítica de 240 metros en lo que habría que apagar la sala de máquinas 2 de Guri para evitar un grave daño a los equipos.

Vale destacar que Miguel Romero, gerente de Generación de Corpoelec, declaró a Unión Radio que el nivel de Guri se colocó ayer en 243,04 metros.

Guevara dijo: “Con un descenso conservador de 15 centímetros diarios, a finales de abril el nivel sería de 241 metros”. Agregó: “No habrá un apagón total, pero sí racionamientos mayores”.

El ingeniero Alessandro Villa, que también laboró en Edelca, deploró la información insuficiente e incompleta que da el gobierno sobre la situación del sistema eléctrico nacional.

“Gracias a una toma indiscreta de la cámara de televisión durante las declaraciones del ministro Motta Domínguez el 30 de marzo pasado, se pudo ver un cuadro con la información de la demanda y la disponibilidad del parque térmico”, dijo.

Dichos números oficiales mostraron una demanda eléctrica de 16.076 megavatios y una generación térmica disponible de 5.743 megavatios. Sin embargo, el gobierno anunció ayer que había una disponibilidad de 6.500 megavatios térmicos.

Fuente: El Nacional / El Universal

Publicado en Sin categoría