Conindustria: 8.000 empresas han bajado sus santamarías

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), informó ayer que desde 1996 a la fecha casi 8.000 empresas han bajado las santamarías.

Con ocasión del programa de Diálogo Con, en Televen, moderado por el periodista Carlos Croes, el dirigente gremial destacó que la última encuesta de coyuntura realizada por el organismo empresarial revela que las 8.000 empresas cerradas representan dos tercios de las industrias que había en 1996.

Olalquiaga señaló que en el cuarto trimestre de 2015 las empresas industriales produjeron a 43% de su capacidad histórica. Agregó que para el primer trimestre de 2016 ese índice era menor, aunque aclaró: “Actualmente estamos recogiendo las cifras”.

Erradas. Olalquiaga aseveró que el fenómeno del bachaqueo es producto de las erradas políticas económicas tomadas por el gobierno.

Explicó que la reventa de productos se genera en la medida que no hay abundancia de bienes y los intermediarios los buscan a precios regulados para luego revenderlos con sobreprecio. “El bachaquero al final es un comerciante informal (…) La informalización del comercio es la respuesta a la insuficiencia de productos”.

Olalquiaga sostuvo que si no se toman las medidas económicas de rigor, no habrá aumento de salario ni ajuste de precio que resulte suficiente. “La inflación se come cualquier ajuste”, dijo.

Aisladas. Lamentó que el gobierno haya tomado esta semana “medidas económicas aisladas” que no abarcan la totalidad de la economía nacional y que solo favorecen a algunos empresarios privados escogidos por el ejecutivo.

“Qué bueno que algunas compañías aisladas puedan conseguir condiciones para seguir operando y supliendo de bienes a la población y seguir manteniendo los puestos de trabajo de sus trabajadores, pero esas medidas aisladas no responden a la naturaleza de la economía en su conjunto”, puntualizó

Al referirse a la extensión de Decreto de Emergencia Económica, Olalquiaga precisó que Conindustria siempre se ha opuesto a esta medida por “fantasiosa”. “La guerra económica solo existe en la fantasía de los gobernantes, todas las empresas quieren producir ninguna quiere cerrar sus empresas”.

Reiteró en que la economía no se puede micromanejar y puntualizó que es importante recordar que responde a estímulos positivos. Insistió en que con las medidas necesarias la economía del país se puede reflotar.

Fuente: El Mundo, Economía y Negocios / El Nacional

Publicado en Sin categoría