Unete solicitó a la OIT visita urgente de misión de alto nivel

 La Unión Nacional de Trabajadores solicitó ante la Organización Internacional del Trabajo, en el marco de la celebración de la 106ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra, que la situación de violación de los derechos labores sea constatada por una misión tripartita de alto nivel en Venezuela. Señaló que entre esas faltas figuran el incumplimiento del convenio 122 sobre la política de empleo, el 87 acerca de la libertad sindical y el 111 sobre la discriminación  y el deterioro sostenido de la calidad de vida de los trabajadores.

 La coordinadora de Unete, Marcela Máspero, sostuvo en Ginebra que la condición de los trabajadores ha empeorado y que las recomendaciones dela Comisión de Aplicación de Normas en el examen del caso sobre Venezuela y el del resto de los órganos de control de la OIT han sido desatendidas por el gobierno nacional.

“Nuestra situación se compara con la de Polonia en 1982 y requerimos de la OIT que se le dé el mismo tratamiento que se le dio a Solidarnosc –federación sindical polaca– a través de la Queja artículo 26, situación que debe ser constatada por la misión tripartita de alto nivel propuesta por esta comisión. En sus manos está no solo recuperar el empleo, sino también la libertad y la democracia”, enfatizó Máspero.

El coordinador nacional de Unete, Servando Carbone, agregó: “Las conclusiones del caso de Venezuela las darán el miércoles. La petición de la misión tripartita de alto nivel es una gran victoria para nosotros y los empresarios, además de un párrafo especial sobre la gravedad de la situación”.

Entre las denuncias destacan que como consecuencia del sostenido aumento de la inflación en los últimos tres años, se requieren más de 18 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria.

Máspero aseguró que en la actualidad, como consecuencia del deterioro de la producción y actividad económica, casi 7,7 millones de venezolanos se encuentran desempleados o trabajan en el comercio informal. “El gobierno en lugar de promover el desarrollo y empleo decente lo destruye determinando el éxodo laboral más importante en nuestra historia (…) Es necesario un cambio de rumbo en la política económica, social y de todo tipo en el país hacia un escenario de oportunidades de mejor empleo bien remunerado fortaleciendo la inversión y el aparato productivo nacional”, destacó.

Roger Palacios, coordinador de Unete en el sector de alimentos, señaló que están convencidos de que la elaboración de las políticas públicas requiere diálogo social tripartito, con el fin de recuperar por esa vía la producción nacional y el abastecimiento. “Esperamos que la OIT, así como la Organización de Estados Americanos, el Vaticano, traten de poner el grano de arena en lo que corresponden al cumplimiento de los convenios para que sean implementados. Con un representante ante la OIT en Venezuela se puede verificar lo que a diario sucede en empresas públicas donde se despide a los trabajadores; estos no obtienen respuesta por la vía institucional ni judicial. Pasan a ser unas víctimas más, que ni siquiera reciben sus prestaciones sociales. Es con la presencia de esos entes en el país que no le quedará de otra al gobierno que cumplir con los acuerdos logrados”, dijo.

Del 5 al 16 de junio los delegados de los trabajadores, empleadores y gobiernos de los 187 Estados miembros de la OIT abordan una diversidad de temas, en particular la migración laboral, la seguridad y salud en el trabajo, el cambio climático y las mujeres en el trabajo.

OIT deplora silencio del gobierno sobre el empleo. La Comisión de Normas de la Organización Internacional del Trabajo lamenta que el gobierno venezolano no haya respondido a las recomendaciones sobre sus políticas de empleo hechas en la Conferencia Internacional del Trabajo reunida en junio de 2016 en Ginebra, Suiza, revela el informe de esa instancia de la OIT.

El Ejecutivo debió enviar los recaudos correspondientes a más tardar en enero pasado pero no lo hizo pese a la insistencia de la OIT que además instó al gobierno a aceptar la visita al país de una misión tripartita de expertos para evaluar el estatus del cumplimiento del convenio 122 sobre políticas de fomento al empleo decente con salario digno.

En el marco de la 106 Conferencia de la OIT de Ginebra, la Comisión abordará con los representantes del gobierno, los empleadores y los trabajadores, el caso Venezuela en lo que da la oportunidad a las autoridades del trabajo de presentar los correctivos a los a incumplimientos.

En la OIT es poco frecuente que patronos y trabajadores lleven quejas sobre un mismo convenio, pero en el caso venezolano los reclamos provienen de la Organización Internacional de Empleadores, Fedecámaras y las centrales obreras ASI, CTV, CGT, Codesa y Unete.

El informe indica que la OIE y Fedecámaras “sostienen que no existe dentro de la planificación macroeconómica del país una política coordinada para la ejecución conjunta de planes de empleo”, lo cual se refleja en el avance de la pobreza y la pobreza extrema de 53% a 76% y de 25% a 53%, respectivamente, entre 2014 y 2015.

Anota que Venezuela registra la inflación acumulada de 565% entre 2015 y 2016, además de que “un gran número de empresas están inoperativas por falta de materias primas y la producción está seriamente restringida”.

“Las organizaciones sindicales indican que el gobierno oculta información sobre las tendencias del empleo, especialmente el juvenil, y no existen medidas o políticas para favorecer su inserción laboral duradera en el mercado de trabajo, particularmente para las categorías de jóvenes más desfavorecidas”, refiere el informe.

La Comisión también toma nota de las observaciones de la OIE y Fedecámaras en cuanto a que el gobierno continúa incumpliendo su obligación de consultar a los representantes de los empleadores y de los trabajadores para formular la política de empleo, y en lo cual Fedecámaras, a pesar de su representatividad por tener afiliadas cerca de 300 cámaras, lleva 17 años de no ser consultada por el gobierno.

Refieren que el gobierno incumplió el compromiso con el Consejo de Administración de la OIT, en marzo de 2016, de un plan de acción para conformar una mesa de diálogo y generar un cronograma de reuniones con Fedecámaras y las organizaciones obreras independientes.

Fuente: El Nacional / AD – CVI