Se agrava la recesión y el PIB cae 5,8%

Las estadísticas que ha publicado el Banco Central de Venezuela al cierre del cuarto trimestre de 2009 dejan en claro que la recesión se agudiza a pesar de la recuperación en los precios del petróleo.

En el cuarto trimestre de 2009, el barril venezolano se cotizó a un promedio de 70,20 dólares, dejando muy atrás el descenso que generó la crisis financiera internacional y sin embargo la economía se desplomó 5,8%.

La radiografía demuestra que en el cuarto trimestre el consumo privado retrocede 6,7%, la inversión se hunde 19,6%, el gasto del Gobierno se mantiene a flote con un alza de 2,1%, pero que resulta el menor avance de los últimos siete años, y como único dato positivo las exportaciones aumentan 56,2% gracias al rebote en los precios del crudo.

La consecuencia es que la economía sufre el descenso más profundo para un cuarto trimestre desde 1994, excluyendo el período 2002-2003, cuando el paro empresarial y la convulsión política golpean con fuerza a la producción.

Un vuelo rasante muestra el impacto en áreas clave para la creación de riqueza y empleo: la manufactura desciende 6,9%, comercio 13,9%, construcción 3,5%, la actividad petrolera 10,2% y a flote se mantienen la producción de electricidad y agua con un avance de 5,5% y el área de comunicaciones con un salto de 10,5%.

El sector privado sufre un derrumbe de 7% para acumular siete trimestres de caída o crecimiento en torno a cero, mientras que el ala pública se deprime 0,3%.

Si no hay crecimiento de la producción, las ventas caen, las empresas no necesitan contratar nuevo personal y no hay ganancias para ajustar adecuadamente los salarios.

A esto se suma que la recesión viene acompañada de la mayor inflación de América Latina, con lo que el dinero pierde valor mes a mes.

El Banco Central admite que en el declive del consumo privado influye de manera determinante ´la caída del ingreso real´, es decir, la capacidad de compra del salario.

Al evaluar el resultado del año el Banco Central, en vista de las cifras que aporta el cuarto trimestre, ha tenido que reestimar sus datos y la economía sufre una caída de 3,3% en 2009, superior a la proyección inicial de 2,9%.

Submarino socialista
Un análisis elaborado por 18 economistas, entre los que se encuentran Héctor Silva Michelena, Héctor Malavé Mata, Pedro Palma y Orlando Ochoa, evalúa la marcha del país.

Los expertos afirman que ´la crisis tiene su origen en el intento de imponer sin base constitucional un sistema socialista similar al socialismo real o marxista-leninista del siglo pasado, basado en un esquema rentista exacerbado, aumentando la dependencia del petróleo, al tiempo que se ha ejecutado una política sistemática de reducción, expropiación o destrucción del aparato productivo privado´.

´La crisis que afecta a Venezuela no es transitoria ni coyuntural ni superable sólo con el alza de los precios del petróleo. La capacidad productiva del país, petrolera y no petrolera, pública y privada, está seriamente deteriorada y el Estado severamente desautorizado por la ineficiencia y la corrupción en un contexto de problemas sociales que se tornan cada vez más críticos´, añaden.

Al evaluar la tendencia para el próximo trimestre indican que ´al considerar la restricción eléctrica y la mayor incertidumbre jurídica puede esperarse una más profunda recesión en 2010, mientras el resto de América Latina se recupera rápidamente´ de la crisis financiera internacional.

´No obstante, hay pocas señales que indiquen que el Gobierno esté dispuesto a asumir la responsabilidad de los errores cometidos y transitar un camino alejado del socialismo rentista que se intenta imponer´, afirma el grupo de académicos.

Flotar o hundirse
Todo indica que el peso de una serie de factores estructurales como la mínima inversión privada, la pérdida de efectividad del gasto del Gobierno para generar crecimiento y nuevas trabas que permanecerán en el mediano plazo como las fallas en el suministro eléctrico y el deterioro de las empresas estatizadas, inician un ciclo de expectativas limitadas, con caída de la economía o aumentos mínimos a ras de piso.

Proyecciones de quince firmas privadas como Barclays, JP Morgan y Citigroup, en promedio, sólo anticipan un mínimo avance de 0,5% este año a pesar de que la demanda de China y las economías emergentes mantienen el precio de la cesta petrolera venezolana en alrededor de $69,82 en lo que va de año.

Un estudio elaborado por la firma Ecoanalítica precisa que ´el precio del petróleo se traduce en recursos, pero el gasto público es cada vez menos eficiente. En 2006 el Gobierno necesitó 2 mil 600 millones de dólares para crear un punto del PIB y en 2008 requirió $13 mil 400 millones´.

Aun si el Gobierno inyectase cucharadas de gasto público la capacidad de la economía para responder al salto de la demanda es muy limitada porque el sector privado no ha expandido en proporciones importantes las plantas y equipos para producir.

[email protected]

Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL

Publicado en Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.