Proyecto de fábricas socialistas aún no impulsa la industria local

Se previeron plantas de alimentos, línea blanca, empaques y papeleras

La reindustrialización del país y el tejido de fábricas para diversificar la economía es uno de los proyectos del Gobierno bolivariano desde 1999.

Sin embargo, el sector productivo venezolano afronta una recesión en medio de la caída del ingreso petrolero que motorizó la economía entre 2005 y 2008. En ese lapso, el Gobierno nacional anunció el proyecto de las 200 fábricas socialistas que para 2009, según el antiguo Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio, debían estar operando de forma significativa.

Manufactura de capa caída
A principios de 2008, el entonces ministro William Contreras dijo que ´en un año varios complejos operarán efectivamente. Muchas industrias tienen que estar listas en diciembre de 2008 o primer trimestre de 2009, otras después. No queremos engañar al país, porque hay algunos proyectos que requieren mucha atención y detalles. Iniciaremos las obras civiles y la contratación de la maquinaria. Habrá una industria para fabricar implementos del sector agroalimentario y para procesamiento de vegetales, cereales y oleaginosas, también una empresa para la cadena de frío que servirá a los mecanismos de distribución de alimentos´. También se mencionó un proyecto en línea blanca, enlatados, procesamiento de papel, empaques y envases de alimentos, además de formación de trabajadores bajo la égida socialista.

La semana pasada, el viceministro de Industrias Intermedias, Efrén Martín, dijo a ABN que ´la idea es sustituir las importaciones de Colombia. Para este año prevemos instalar 21 fábricas, de las cuales ya 10 operan: la fábrica de bicicletas, Inveval, Lácteos Machiques, Venirauto y Vitca´. Martín agregó que para 2010 operarán 51.

Pero mientras debía consolidarse y despegar este modelo, el Banco Central de Venezuela reporta que el sector manufacturero (público y privado) arroja una caída de -0,2% y -8,5% durante el primer y segundo trimestres de 2009, frente a los resultados de 2008.

Además, un análisis del BCV sobre el desempeño de la industria nacional durante 2008 -en la cresta de la ola de los precios del barril petrolero- indica que ´los empresarios del sector manufacturero manifestaron que la incertidumbre, la falta de proveedores y de divisas y el control de precios han sido elementos que han limitado el crecimiento de la industria. En este contexto, el gasto de inversión ha aumentado a un ritmo moderado y el sector enfrenta una necesidad perentoria de renovar y ampliar su stock de capital, sobre todo al considerar los elevados niveles de utilización de la capacidad´.

En números, el BCV indica que las importaciones correspondientes a formación bruta de capital fijo en 2008 fueron $11,3 millardos, cifra que fue superada por los $13,3 millardos destinados a importaciones de bienes de consumo final, o por los $24,8 millardos de bienes de consumo intermedio (materias primas para ensamblar o procesar), lo que revela que la economía en el último año apuntó a reactivar capacidad ociosa de los últimos años o comercialización de productos y bienes, y no hacia la suma de nuevas capacidades o líneas productivas.

Ernesto J. Tovar
EL UNIVERSAL

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.