Plan de racionamiento restará 20 horas semanales de productividad al sector industrial

El plan de administración de cargas —racionamiento eléctrico— anunciado por el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, no deja lugar a las negociaciones. Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras Carabobo, advirtió que si el plan se implementa tal como está estructurado, el sector industrial de la región verá reducida en 20 horas su jornada semanal, informó El Carabobeño.

El cálculo que hace Del Vescovo es sencillo pero sin fallas: la jornada laboral diaria se reduce a 4 horas. Es decir, a la semana se acumulará un total de 20 horas perdidas por el racionamiento eléctrico.

El presidente de Fedecámaras Carabobo comentó que hay maneras de hacer ajustes al respecto, a fin de que el sector industrial no pierda tantas horas. “Se podría negociar que en días de cortes de 8:00 a.m. a 12:00 p.m. los trabajadores acudan a sus puestos después de mediodía, pero se les debería cancelar bono nocturno”.

Esos ajustes afectarían la estructura de costos de los productos elaborados y el precio final para el consumidor se incrementaría inevitablemente. Eso generará más inflación y agudizará la crisis económica.

El plan se suma a la resolución 035 del ministerio de Energía Eléctrica, emitida en 2009. Esta resolución establece que las personas jurídicas del sector privado que superen una demanda asignada contratada de un megavoltioamperio (1MVA), deberán reducir al menos 10% su consumo mensual con respecto al mayor valor entre el consumo facturado en el mismo mes o el consumo promedio mensual facturado. Ya la advertencia fue lanzada desde Corpoelec: “Tuvieron más de cinco años para adaptarse”.

Para la vigilancia del cumplimiento de dicha resolución se activará el Plan Guaicaipuro 2016, conformado por todos los componentes de la FANB. En el caso de negocios pequeños que funcionan como franquicia se tomará en cuenta la razón social y se hará el cálculo del consumo con la suma de todos los establecimientos.

Fuente: El Nacional / Con información de El Carabobeño.

Publicado en Sin categoría