Operación con el Flar no es deuda de la República

La operación que realizó el Banco Central de Venezuela con el Fondo Latinoamericano de Reservas no es catalogada como endeudamiento de la República, señalaron técnicos del ente emisor.

Explican que estas transacciones son propias “de la naturaleza del Banco Central” y por lo tanto entran dentro las atribuciones y libertades que le permite su autonomía, consagrada en la normativa legal vigente.

Este tipo de operaciones, tienen la intención de que este mecanismo de cooperación contribuya al fortalecimiento del sector externo de los países miembros, en los momentos en que así lo requieren.

En lenguaje técnico, estas transacciones se denominan “Operaciones de Balanza de Pago” y por ley, el representante ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar), es el Banco Central de Venezuela y no se registran como deuda externa, señalaron los consultados.

Asimismo, refieren que el BCV tiene patrimonio separado de la República y por lo tanto, la operación tiene que ver con las facultades propias de los bancos centrales en el mundo.

Hace algún tiempo. Los técnicos del ente emisor señalan que el BCV para “Operaciones de Balanza de Pago” o emisión de bonos, no ha tenido la obligación de pasar o requerir la autorización del Poder Legislativo.

Recuerdan que las primeras operaciones con el FMI, se hicieron hace más de medio siglo y están dentro del marco de actuación del BCV. Destacan que incluso, el Ex presidente Chávez, quien fuera un gran crítico de las relaciones con el FMI, reconoció en su momento, que las operaciones de Brady donde participó el BCV, eran legítimas y correspondían a sus facultades.

También traen a colación, operaciones que se hicieron durante la gestión de Pedro Tinoco en el BCV por $4.500 millones con el FMI y también operaron con el mismo esquema con el que ahora se acordó el préstamo con el Flar.

Otras operaciones de esta naturaleza, se realizaron durante la segunda administración de Rafael Caldera, por $1.200 millones, sin tener que pasar por el Parlamento, porque son operaciones propias el BCV en el marco de su competencia y autonomía, acotan.

Finalmente, señalan que desde la década de los 80, el BCV ha realizado varias operaciones con el Flar y el FMI, y aseguran que hay antecedentes de estas operaciones las cuáles no pueden ser consideradas endeudamiento de la República.

Declara ilegal. Los diputados de la bancada opositora, liderados por el presidente de la Comisión de Finanzas, Alfonso Marquina, decidieron rechazar la sentencia 618 del Tribunal Supremo de Justicia. Alertaron que aun cuando la directiva del Fondo Latinoamericano de Reservas aprobó un empréstito de 482,5 millones de dólares con el Banco Central de Venezuela, si este llega a firmarse y desembolsarse no será reconocido como una obligación de la República o del instituto emisor, por ser violatorio de la Constitución.

En el debate llevado a cabo ayer en el hemiciclo del Palacio Federal, el diputado Marquina señaló que el dictamen del TSJ contradice un fallo anterior de la Sala Constitucional, del 22 de septiembre de 2002, en el que se definen los contratos de interés público, basado en el artículo 77 de la Ley Orgánica Administración Financiera. Se estipula que la emisión o colocación de títulos, incluidas las Letras del Tesoro, los empréstitos de Tesorería, las aperturas de créditos de cualquier naturaleza, así como las contrataciones, cuyo pago total o parcial se realice en uno o más ejercicios fiscales, deben ser aprobados por el Parlamento.

“No se trata solo de un compromiso de deuda que se contrae con el gobierno o el BCV, sino que también compromete a las generaciones futuras. La Constitución dice en el artículo 25 que todo acto dictado en ejercicio del poder público que viole o menoscabe los derechos de esa carta magna es nula”.

El legislador oficialista Ricardo Sanguino aseguró que hay una intencionalidad política en la decisión de sus homólogos opositores de declarar nulo el empréstito entre el Banco Central y el FLAR. “Como hemos ido avanzando en la aplicación de la agenda económica bolivariana y en resolver la situación de desabastecimiento y las consecuencias de la guerra económica, ahora se les ocurre emprender una serie de acciones de carácter político para frenarnos”.

El opositor Rafael Guzmán advirtió: “Mucho cuidado a los inversionistas con la compra de un bono o una deuda con el Banco Central que no esté respaldado por esta Asamblea, porque aunque no le dé la gana al gobierno aquí se respeta la Constitución de todos los venezolanos, por las buenas o por la malas”. Edwin Rojas (del PSUV) respondió que la decisión de declarar nulo el empréstito significa “negar la entrada de inversionistas extranjeros y que vengan instituciones internacionales a ayudar”.

Fuente: El Mundo, Economía y Negocios – JGY / El Nacional

Publicado en Sin categoría