Las empresas de maletín constituyen uno de los grandes males de Venezuela

Uno de los principales males de Venezuela son las “empresas de maletín”, asegura el General Retirado Guaicaipuro Lameda, expresidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), al referirse a la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petroleras y de Gas (CAMPINPEG).

Asegura que estas empresas se crean con algún propósito, y de acuerdo con lo que históricamente se conoce de las empresas de maletín, no se crean para propósitos sanos, sino como una fachada que está destinada a manejar cosas que son turbias, y eso es lo que está pasando en Venezuela.

Señala que Campinpeg es una empresa que fue creada hace algún tiempo, no tiene ningunos activos, no tiene capacidad real para generar operaciones en esa área, afirmando que desconoce lo que está haciendo, no conoce sus balances, “pero por lo que uno ve y lo que se percibe, esto lo crearon para hacer cosas que permitan mover cantidades de dinero, que se corresponden con la receta del socialismo del Siglo XXI, el dinero de la renta petrolera hay que quemarlo porque estorba si lo colocamos dentro del torrente financiero venezolano, porque genera bienestar, de esta manera los pobres pasan a ser clase media y se convierten en enemigos de la revolución”.

Asegura que el gobierno necesita quemar dinero, y una forma de hacerlo, es moviéndolo a través de empresas de fachada o de maletín, recordando que el exministro Jorge Giordani en una oportunidad declaró que habían muchas empresas de maletín que habían quemado US$ 25.000 millones de la República, agregando que estas cosas se utilizan también para comprometer gente con manejos turbios en las finanzas del gobierno y luego, si pretenden moverse en una u otra dirección, te tienen coaccionados por esos movimientos que se hicieron en esas empresas de fachada.

Asegura que con la asignación a esta empresa del Campo Urdaneta, eso le da una oportunidad de mover plata.

“En el mundo del narcotráfico, se habla de las lavanderías, una gente que mueve dinero de manera turbia, necesita una fuente legítima para mover una cantidad de dinero que es turbio y detrás de esas cosas se esconden cosas, para eso son las empresas de maletín, no estoy contando fantasías ni especulaciones, sino mi experiencia al haber estado vinculado con el gobierno, al haber recibido instrucciones de hacer cosas como estas para comprometer a gente que, queriendo poder hacerle oposición al gobierno, terminara comprometida a través del manejo turbio de dinero de la República, para inhabilitarlos en el proceso de actuación en contra del gobierno”, aseguró Lameda.

Comparó a Campinpeg, con el Banco de las Fuerzas Armadas, que es una institución que no tiene oficinas para atender a sus clientes, está administrado por un núcleo cerrado de militares, donde los mismos militares no tienen cuentas ni movilizan dinero.

“Bueno, si se trata de movilizar cantidades importantes de dinero para generar compromisos con gente, necesitas frentes de fachada y para eso requieres empresas de maletín, y esto hay que preguntárselo a Giordani que tiene una lista grande”, afirma.

Petróleo al margen de la política. Por otra parte, Lameda señala que la PDVSA que creó el General Rafael Alfonso Ravard, que le correspondió e él buscarle su restitución, bajo el concepto de que la política tiene que execrarse de las operaciones petroleras, porque este es un negocio que tiene que generar la máxima renta posible para que la República reciba el máximo beneficio económico del negocio, por tanto allí no se mete la política, este es un asunto eminentemente técnico comercial, que debe ser manejado por gente que tiene experiencia y conocimiento profundo en el manejo del negocio.

“Ahora bien, como el dueño del negocio es el Estado, se necesita un intermediario entre el elemento político y el elemento operacional del negocio, para que la dirección política de la República no interfiera en las operaciones, pero que sus instrucciones se conviertan en elementos operacionales que tiene que ejecutar lo que serían las filiales corporativas, ese el modelo que se creó para Pdvsa en 1976 dirigido por el General Ravard durante sus primeros ocho años y que creo que es el modelo sano para una empresa estatal que tiene un elemento de dirección política”, afirmó.

Asegura que esto no se está cumpliendo, por cuanto se quiere utilizar al negocio como un elemento empleador de gente con compromisos políticos de actuación.

“El plan que nosotros teníamos en el 2001, era que había que hacer una reducción de 8.000 personas para elevar la producción a 6 millones de barriles diarios, dejando la nómina de Pdvsa entre 22.000 y 25.000 personas, que era el estándar que uno podía manejar, plan bien fundamentado tomando en consideración que Venezuela es el país que tiene las mayores reservas de crudo y estar asociados al club de la OPEP, nos correspondería una cuota de mercado similar a la de Arabia Saudita que hoy en día produce 10 millones de barriles por día y competir con Rusia que tambien produce 10 millones de barriles de petróleo diarios, así que no es descabellado pensar que Venezuela tiene el legítimo derecho de estar produciendo hoy 6 o 7 millones de barriles diarios, lo que no le conviene a la revolución porque se generaría mucho dinero que produce bienestar y entonces la clase media de convierte en enemiga de la revolución”, dijo.

Advierte que lo que hay que hacer es reducir la capacidad productiva de Pdvsa, quemar el dinero que produce la empresa, y esto lo hace generándole bienestar a una gente, pero hoy día tienes mucha gente en la empresa, pagada a precio de funcionario público.

“Antes tenías unas empresas petroleras que competían a nivel internacional, para conservar el talento, la experiencia y el conocimiento dentro de la Corporación y los remunerabas como corresponde en un negocio que competía a nivel internacional, en este momento la tienes politizada e hiciste crecer la nómina de 40.000 a 120.000, es decir que triplicaste la nómina, pero redujiste la cantidad que le pagas a cada uno a nivel de funcionario público, con lo que deterioraste el conocimiento y la experiencia de la gente que allí tienes”, explicó.

Ratificó Lameda en Fedecámaras Radio, que la orientación de la revolución es que lo económico no es importante, lo importante es lo político, y cuando se hace un análisis del resultado político de la revolución, lo que está viendo es que ellos en lo político, ganan corrido.

Fuente: El Impulso / JBS