La inversión se estanca y cae 2,4% en el segundo trimestre

La frustrante experiencia de los años 70 y 80 dejó como lección a los petroestados que además de ahorrar parte del ingreso es importante diversificar la economía y disminuir la dependencia de la suerte del barril.

Analistas concuerdan en que la receta para romper el modelo monoproductor tiene entre sus ingredientes inversión en máquinas, instalaciones, herramientas que permitan ampliar la producción en el área no petrolera de la economía.

Las estadísticas del BCV indican que en el segundo trimestre de este año los recursos destinados a la inversión sumaron $4.374 millones, 2,4% menos que el mismo período de 2008.

Al observar el comportamiento del primer semestre se evidencia que, comparada con los primeros seis meses de 2008, la inversión aumenta 1,3% pero representa 4,2% menos que en el primer semestre de 2007.

Si bien entre 2004 y 2007 la inversión aumenta a paso firme de la mano de la entrega de dólares baratos en Cadivi y bajas tasas de interés, todo indica que en la industria privada no ha alcanzado niveles que permitan ampliar la producción en términos adecuados.

El informe económico del Banco Central de Venezuela al cierre de 2008 señala que en la manufactura privada la inversión ´ha aumentado a un ritmo moderado y el sector enfrenta una necesidad perentoria de renovar y ampliar su stock de capital, sobre todo al considerar los elevados niveles de utilización de la capacidad´.

La consecuencia es que si la recuperación de los precios del petróleo permite aumentar el gasto público y reactivar la demanda, la oferta nacional tendrá poco espacio para crecer.

Otro factor a tomar en cuenta es que con la capacidad de producción actual el país no ha logrado diversificar las fuentes de ingresos y 9 de cada 10 dólares provienen del petróleo.

El BCV indica que los empresarios manifiestan que ´la incertidumbre, la falta de proveedores, de divisas y el control de precios´ están entre los factores que impactan al sector.

En 2000, un estudio financiado por el Banco Mundial analizó el desempeño de cincuenta países en desarrollo durante el período 1970-1998 y determinó que existe una correlación entre el crecimiento promedio y la proporción de lo que invierten los empresarios respecto al PIB.

Los economistas Rodolfo Méndez y José Gregorio Pineda, en una investigación incluida en el libro Crecimiento económico en Venezuela: bajo el signo del petróleo, explican que ´los mayores grados de crecimiento y desarrollo que diferencian a los países industrializados de los países subdesarrollados se asocian fundamentalmente a su mayor diferencial entre la inversión privada y la inversión pública, a favor de la primera´.

Pável Gómez, profesor del IESA, señala que ´el país necesita mayor inversión privada y extranjera a largo plazo, para que el petróleo se dirija fundamentalmente al gasto social´.

La posibilidad de que el capital llegue desde otros países luce poco probable. En el segundo trimestre de este año la inversión extranjera en Venezuela se reduce en 2 mil 479 millones de dólares y entre 2004-2008 se mantuvo muy por debajo del promedio alcanzado en Suramérica.

En el resultado del segundo trimestre de este año incide la compra de Sidor por parte del Estado.

[email protected]

Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.