José Núñez Gómez nuevo presidente de Diablitos Underwood

“La mejor forma de comer jamón”, Diablitos Underwood, se queda en el país pero en otras manos, las del inversionista privado Lengfeld, Inc, una corporación de capital extranjero, registrada en Barbados y representada en Venezuela por el despacho de abogados , Tinoco, Travieso, Planchart y Nuñez.

El pasado 18 de marzo la gigante General Mills anunció a través de un comunicado la venta a Lengfeld de todos sus negocios en Venezuela, que incluyen Underwood y las marcas de alimentos Rico Jam y Frescarini.

Según José Nuñez Gómez, el nuevo presidente de la empresa, los venezolanos seguirán disfrutando del sabor único del producto, porque la corporación que representa, Lengfeld, adquirió la fórmula original con los ingredientes que deleitan al paladar de los venezolanos desde hace casi 120 años.

“Tenemos la firme intención de continuar la operación, fortalecerla y expandirla”, señaló. Les aseguró a sus empleados (colaboradores), que no harán cambios en la nómina, “mientras se cumpla con el trabajo contarán con su empleo”. Recordó que el producto ya ha sido vendido en otras cinco oportunidades.

Con relación a la adquisición de la materia prima, quien ahora encabeza Diablitos de Venezuela, dijo que los proveedores son venezolanos tanto de la carne porcina, como del envasado en latas que es comprado a dos compañías nacionales.

¿Quién es el presidente? José Nuñez Gómez es abogado, y vicepresidente de Chocolates El Rey desde 1974. Tiene una larga trayectoria en el sector industrial. Fue presidente de la Briquetera del Orinoco (OPCO) durante 25 años y director del Complejo Siderúrgico de Guayana (COMSIGUA), en Puerto Ordaz. Nuñez aseguró que su equipo de trabajo, tiene amplia experiencia en la producción de alimentos y que no tienen ninguna conexión con el gobierno nacional.

Nuevas perspectivas de crecimiento. Mientras tanto, el gerente de medios de la corporación en Latinoamérica, Alex Viloria, desde Brasil, aclaró que la decisión no fue tomada por la dificultad de adquirir divisas en el país, ya que la materia prima para su elaboración es venezolana, “solo vimos otras perspectivas en beneficio del crecimiento de la empresa”, dijo Viloria.

General Mills informó el 23 de marzo, al presentar sus balances financieros, que como resultado de la venta de sus operaciones en Venezuela esperan registrar una pérdida de 35 millones de dólares y reconoce la empresa en el documento, que registró el año pasado pérdidas cambiarias por 7 millones de dólares.

Viloria se hizo eco de las declaraciones ofrecidas por Sean Walker, presidente de General Mills Latinoamérica a través de un comunicado, “la decisión se basó en priorizar otras oportunidades de crecimiento dentro de nuestro portafolio de Latinoamérica”.

El gerente de medios de General Mills, Latinoamérica, está esperanzado en que los nuevos propietarios mantengan la planta produciendo al máximo, como se encuentra actualmente, para seguir creciendo y consolidándose como líder en el mercado, con su fuerza laboral de 611 empleados.

Incertidumbre entre los empleados. Pero los empleados ven con preocupación la venta de la compañía, por desconocer a los nuevos propietarios. María Berti, secretaria general del sindicato de trabajadores de Diablitos Underwood (SINTRAPROGENMILLS), explicó que el pasado 17 de marzo los representantes de General Mills en Venezuela los reunieron para informarles sobre la transacción. “Hay mucha incertidumbre entre los empleados, porque no hemos obtenido ninguna información sobre la empresa Lengfeld, ni siquiera por internet”, agregó Berti.

A pesar de que se han registrado dificultades después de la desconexión del sistema Sap, que mantenían con la casa matriz de General Mills en Estados Unidos, lo que ha originado que algunos trámites en los departamentos de Finanzas y Ventas se realicen de forma manual, la representante sindical indicó que la cantidad de producto que se fabrica diariamente sigue siendo el mismo, alrededor de 4.500 cajas.

La marca. Diablitos Underwood, fue inventado en 1820 por el ingeniero inglés William Underwood, en Boston, Estados Unidos, utilizando un método de conservación de carnes enlatadas y entró en el país por primera vez en 1896. General Mills operaba la marca Diablitos Underwood en Venezuela, que representaba la mayor parte de su portafolio de productos en Venezuela desde 2001, cuando asumió la producción del alimento, como parte de la adquisición de Pillsbury.

Fuente: El Universal / CH

Publicado en Sin categoría