Industriales de Aragua piden hacer mesas técnicas para discutir impuesto que amenaza al sector

La medida hasta ahora es aplicada solo en el municipio Sucre del estado Aragua, sin embargo, la cámara de industriales subraya que la mayoría de las empresas de alimentos se encuentran ubicadas en esa zona. Advierten que la ordenanza pone en riesgo la alimentación de los venezolanos.

Caracas. Desde mediados de año arrecian los impuestos hacia el sector comercial e industrial. En agosto trabajadores del municipio Libertador en el Distrito Capital protestaron contra una ordenanza impuesta por la Superintendencia Municipal de Administración Tributaria (Sumat) que exige pagar los tributos llevados a petros, una moneda digital que como criptoactivo equivalía este 2 de septiembre a Bs.1.324.942,56. La medida también se extiende al interior del país. Industriales del estado Aragua exhortan a las autoridades a crear mesas de trabajo para llegar a un consenso.

Más de 1000 comercios y empresas industriales están en riesgo si se mantiene vigente una ordenanza con fecha del 27 de diciembre de 2018, publicada en Gaceta Oficial N° 1651, que entró en vigencia hace dos meses. El instrumento exige tributar sobre ganancias brutas en un momento en que las fábricas del estado Aragua operan a 15 % de su capacidad, según informó el presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua (CIEA), Freddy Lujano. El impuesto se multiplicó en algunos casos hasta en 1000 %. “Es la forma de tributar más costosa”, dice el vocero.

La medida hasta ahora es aplicada solo en el municipio Sucre del estado Aragua; sin embargo, Lujano subraya que la mayoría de las industrias de alimentos se encuentran ubicadas en esa zona. Asimismo, sostiene que lo que allí se produce es distribuido en el resto del país, lo que pone en riesgo la alimentación no solo de los aragüeños sino de todos los venezolanos.

La cámara afirma que esta resolución “tiene consecuencias graves” sobre el sector económico de la entidad y arriesga empleos. “Hacemos un llamado a los concejales del estado, a la cámara municipal y a la alcaldesa que deroguen el impuesto, que nos permitan seguir tributando con la gaceta anterior y que se hagan mesas técnicas, donde nos sentemos el sector privado, la comunidad y concejales para hacerlo de una manera racional en la que no se ponga en riesgo el trabajo y las industrias”, destacó el representante gremial en rueda de prensa.

En años anteriores las empresas de embutidos del estado Aragua cubrían 50 % de la demanda nacional. A pesar de que hoy la mayoría opera a 19 % de su capacidad, como lo reveló la Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial II Trimestre 2019 elaborada por Conindustria, en ese estado todavía subsisten empresas de condimentos, de huevos y de plásticos que surten a la industria de alimentos.

Empleo y fallas eléctricas. La CIEA explica que la mayoría de las empresas están afectadas por la fuga de capital humano. “Todos los días renuncia un trabajador”, dice Lujano. A pesar de que la industria paga entre cinco y seis salarios por encima del mínimo (Bs. 40.000) esto no retiene a la mano de obra calificada. La crisis económica, política y social empuja a los venezolanos a migrar a países vecinos. La Agencia de la ONU para los Refugiados calcula que ya son 4 millones de connacionales en el mundo.

Las constantes fallas eléctricas generan pérdidas de materia prima, sobre todo, en las empresas de alimentos, asegura el vocero. Además, refiere que la contracción en el consumo impacta en la producción. En la encuesta cualitativa de Conindustria 78 % de las empresas manifestaron que sus ventas se redujeron en el II trimestre de 2019.

Lo que fabricaban en un día ahora lo están haciendo en seis meses, por varias cosas: si son del área metalmecánica no reciben materia prima de las empresas básicas, no tienen suficiente electricidad y las ventas están disminuidas, sobre todo por la caída de la construcción, ese sector tiene mucho peso en la economía”, explica.

Los racionamientos no son planificados, cuenta Lujano, debido a esto las industrias no pueden hacer un cronograma para trabajar, mientras las actividades que requieren de un proceso continuo, hacen que la materia prima se pierda en el proceso. Hasta ahora los industriales no tienen cuantificado el número de pérdidas en insumos y productos alimenticios que han generado las fallas del servicio eléctrico.

Fuente: Crónica Uno / AG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.