Industria de autopartes opera a 28% de capacidad por falta de materia prima

La industria de autopartes opera a 28% de su capacidad, debido a la escasez de materia prima, en su mayoría importada, por la falta de divisas. “El sector pasa por uno de los momentos más difíciles de su historia”, manifestó Omar Bautista, presidente ejecutivo de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores.

El directivo de Favenpa explicó que la manufactura de los diferentes rubros presentan caídas importantes por la imposibilidad de obtener las divisas y el incremento de los costos, especialmente los laborales con los aumentos salariales y del bono de alimentación.

Bautista destacó que en el bajo desenvolvimiento económico de los 66 fabricantes que agrupa Favenpa y que generan 40.000 empleos directos e indirectos, influye también la caída del consumo interno de los productos manufacturados en Venezuela por la pérdida del poder adquisitivo de los usuarios.

La situación de los fabricantes es una arista del mercado venezolano de autopartes donde conseguir un repuesto automotor nacional o importado, a un precio razonable, representa todo un reto de acuerdo con los testimonios de conductores y dueños de talleres que pidieron no mencionar sus nombres.

“Tuve el taxi parado más de un mes porque no encontraba los amortiguadores y cuando los hallé el costo de 200.000 bolívares el par superaba lo que podía pagar”, narró un conductor de una línea de servicios a viajeros del aeropuerto de Maiquetía, quien al final compró los amortiguadores en 179.000 bolívares mediante una puja en una página web.

Otro chofer de una unidad por puesto indicó: “Cada vez que necesito un repuesto contacto a los distribuidores en Maracay, donde es mayor la posibilidad de encontrar y comprar a menor precio porque hay bastantes distribuidoras. Todo ha subido mucho. Hace unos años un cambio de aceite costaba 1.000 bolívares, ahora entre 50.000 y 70.000 bolívares”.

Un trabajador refirió que por un caucho rin 13, el cual necesitaba para tenerlo en la maleta del carro porque le habían sustraído el neumático de repuesto en el estacionamiento de su edificio, le pedían de 160.000 a 190.000 bolívares sin distingo de si es importado o nacional.

Una conductora narró que debió esperar cinco meses por repuestos, lo que implicó tener sin usar el vehículo hasta que un familiar le envió dos piezas desde Estados Unidos que costaron 632 dólares.

Los conductores consultados coincidieron en que se ha normalizado un poco la venta de las baterías nuevas pero los precios, tanto de la nacional como la importada, siguen siendo prohibitivos: entre 120.000 y 150.000 bolívares cada una.

Ante la escasez y los altos precios, en los talleres mecánicos han optado por dejarle al cliente la compra del repuesto. “Solo cobramos la mano de obra, entre 10.000 y 1.000.000 de bolívares, dependiendo de la complejidad de la reparación y si es un carro pequeño o una camioneta”, indicó el dueño de un establecimiento en el sur de Caracas.

Otro propietario de un taller mecánico resaltó que ante los elevados precios de los repuestos nuevos entre los conductores ha proliferado la práctica de ir a los locales que reparan piezas automotrices o compran los repuestos usados en chiveras.

Gasolina de baja calidad.En los talleres automotores, el cambio de filtros a los vehículos automotores se ha incrementado como consecuencia de las impurezas que trae la gasolina, señalaron varios dueños de establecimientos. “He observado en vehículos de clientes regulares que el tiempo establecido para reponer los filtros se acorta”, reveló uno de los entrevistados.

Otro mecánico señaló que “la calidad del combustible es deficiente y por eso los filtros se saturan. Muchas veces hay que cambiarlos antes de la fecha de vencimiento o las recomendaciones del fabricante”. Los propietarios instaron a Pdvsa a ponerle lupa a los procesos de control de calidad en la elaboración y la mezcla de las gasolinas en las refinerías, así como su almacenamiento en las plantas de llenado y su transporte por gandolas para garantizar a los conductores un combustible dentro de los estándares.

150.000 bolívares es el precio máximo de una batería nueva nacional o importada. La consecución se ha normalizado un poco, según los conductores consultados.

Fuente: El Nacional /AD