Indicadores del BCV señalan que los precios están represados

En su último informe sobre la inflación, el directorio del Banco Central resalta que en los primeros ocho meses de este año los precios acumulan un salto de 15,6%, magnitud que cataloga como ´significativamente por debajo´ de 19,4% obtenido en el mismo lapso de 2008.

No obstante, indicadores con mayor profundidad del propio Banco Central desnudan que los precios sólo están represados por las regulaciones y paulatinamente el consumidor comenzará a sentir una inflación muy similar a la del pasado año.

El núcleo inflacionario, un termómetro que utilizan los técnicos del BCV para medir la temperatura de la inflación que tiene la ventaja de aislar elementos estacionales y el efecto del control de precios, es la primera señal negativa.

Entre diciembre y agosto el núcleo inflacionario para las principales ciudades del país registra un alza de 20% que lejos de representar un alivio resulta exactamente igual a la obtenida en el mismo lapso de 2008.

Si se observa el núcleo inflacionario de Caracas se evidencia que en los primeros ocho meses de este año ha habido un incremento de 24,2% que incluso resulta superior a 22,1% de 2008.

En un reporte fechado al cierre del primer semestre el Grupo Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) indica que el comportamiento del núcleo ofrece señales de ´persistencia de presiones inflacionarias subyacentes en la economía´.

Saltos de canguro Para posponer por un tiempo el impacto de la inflación el gabinete económico recurre al control de precios, el problema, es que recurrentemente se ve forzado a permitir ajustes importantes para evitar que las empresas dejen de producir y los estantes de los mercados se queden vacíos.

Este mes la salsa de tomate aumentará 55%, el café 8% y en octubre el costo del azúcar registrará un alza de 47%.

Si bien entre diciembre y agosto los productos controlados acumulan un aumento de 12,2% versus 18,1% de los no controlados, lo previsible es que en el mediano plazo el Ejecutivo permita ajustes importantes en los bienes regulados.

Gracias a importaciones masivas con dólares baratos los precios de una lista de alimentos básicos aumenta con menos velocidad que el año pasado, pero no así en el resto de las necesidades esenciales para medir la calidad de vida.

Entre diciembre y agosto el precio de los alimentos registra un alza de 10% versus 24,6% en el mismo lapso de 2008.

El resto de las necesidades básicas no corre con la misma suerte. El transporte ha aumentado 25,6% en lo que va de año versus 22,6% en 2008, salud se mantiene prácticamente sin variación con un salto de 20,7% versus 20,5% y equipamiento del hogar 22,7% versus 20%.

Analistas consideran que entre los factores que continúan impulsando al alza la inflación destaca que el declive de los precios del petróleo ha obligado a recortar las divisas al tipo de cambio oficial para cubrir importaciones.

El resultado es que una porción importante de la economía compra insumos y materia prima a través de divisas que adquiere en el mercado paralelo donde el tipo de cambio es muy superior a 2,15.

Al mismo tiempo, el Gobierno se ve forzado a permitir ajustes en los bienes controlados lo que proyecta una inflación superior a 20% para este año.

Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.