“Este 2020 será un año difícil para la industria”

Freddy Lujano, presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua destacó que la salida de casi 5 mil códigos arancelarios de la exención de impuestos de importación significa un duro golpe para la industria venezolana

Maracay. – Este 2020 se vislumbra como un año difícil para la industria según contó a los medios de comunicación el presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua (CIEA), Freddy Lujano.

Las afirmaciones de Lujano se sustentan en la difícil situación de productividad y competitividad que afronta la industria venezolana y que se agudiza con la entrada en vigencia del Decreto 4.080, en diciembre de 2019 que excluye exención de aranceles a 4.999 códigos arancelarios, situación que afecta terriblemente a la producción nacional.

Se trata de códigos arancelarios de insumos y productos de interés para el sector industrial que antes podían ser importados sin pagar impuestos y que hoy están pechados en altos porcentajes tributarios para ser ingresados al país.

“En 2018 el decreto previo al 4.080 contemplaba estos códigos arancelarios, al ser excluidos en este nuevo de diciembre de 2019, son códigos que deberán pagar aranceles, IVA y todas las formalidades de ley lo que hará tremendamente costosa la producción nacional”, dijo.

Lujano destaca que de estos códigos excluidos el 30% afectará las materias primas e insumos que se compran para las plantas de producción y un 13% a los productos terminados. En total, un 87% de estos códigos afectará la compra de equipos, maquinarias e insumos para la producción nacional.

Grave. Para Lujano, el hecho de que 1.523 de los casi 5 mil códigos arancelarios excluidos correspondan a productos químicos pone en jaque a la industria y agrava la situación para este 2020, no sólo en Aragua sino a escala nacional.

“Los productos químicos son transversales a toda la industria, se necesitan en la agroindustria, en el sector textil, en el área metalmecánica, en el sector alimentos, esto trae consecuencias terribles para la productividad”, comentó.

Acotó que mientras cada día es más caro producir en Venezuela, el decreto 4.080 permite el ingreso al país de rubros importados sin pago de aranceles que están sustituyendo en la mesa del venezolano a los productos nacionales por ser más baratos que los hechos en Venezuela.

“Estamos teniendo un conflicto de competitividad, esta medida favorece el empleo y robustece la producción de las industrias foráneas en detrimento de la nuestra, los comerciantes de alto volumen prefieren importar un producto libre de impuesto que pagarlo más caro a productores venezolanos y lo mismo pasa con los consumidores”, explicó.

Lujano recordó las cifras de la encuesta de Coyuntura de Conindustria al cierre de 2019 que revelaban que el 70% de las empresas venezolanas estarán cerradas a la vuelta de dos años si no hay un verdadero cambio en la política económica del país.

Diferente. Al ser consultado sobre la cantidad de divisas que proliferan en las ventas y comercios resaltó que esa es una realidad diferente a la de la industria.

“Es cierto que existe una dolarización de facto de las transacciones comerciales no impuesta por el Estado, eso ha impulsado el comercio, no así a la industria que factura en bolívares y que tiene que cumplir con todas las formalidades de la ley”, explicó detallando además que esta dolarización afecta la competitividad de la industria porque el comerciante y el consumidor consiguen más baratos los productos traídos de afuera que los nacionales.

Prensa CIEA / ECT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.