Empresas privadas sobreviven con deuda de $12 mil millones

Con la llegada a la Vicepresidencia Económica de Miguel Pérez Abad, dos farmacéuticas de todo el sector privado recibieron el pago para cancelarle a susproveedores en  bonos del Estado.

Para el cierre del primer trimestre de 2016, “todas el sector de las empresas privadas siguen siendo vulnerables desde 2013, y siguen manteniendo una deuda de 12 mil millones de dólares”, afirma Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria.

La deuda del sector privado con sus proveedores internacionales mantiene ahorcado al sector, y muchos han tomado acciones legales, más allá de cerrar las líneas de crédito.

Desde declarar las pérdidas en Venezuela y retirarse del país, como fue el caso de Mondelez y sus galletas oreo, que reportó una pérdida de 778 millones de dólares. O tomar acciones como tomar acciones jurídicas para denunciar en cortes internacionales o arbitraje.

“Todos los sectores siguen siendo vulnerables en Venezuela, porque los proveedores internacionales no son blandos en ningún sector”, afirma Olalquiaga.

Lo cierto es que el sistema de divisas que anunció como nuevo, el Gobierno de Nicolás Maduro, no ha logrado abastecer las demandas del sector, para restablecer la economía.

Simadi o DICOM sigue sin funcionar. El presidente Nicolás Maduro ha creado motores para restablecer la economía, sin embargo, el sector privado, que es el que abastece la mayor demanda sigue mostrando pérdidas, y sigue sin poder trabajar a máxima capacidad por la falta de materia prima.

Según el presidente de Conindustria, ante esta situación es “las empresas que aún exportan, lo hacen de forma de subsistencia, no de comercio regular, porque es inviable”, explica.

“Esta tasa de cambio Dicom, que no es la tasa del mercado real, lo que es una distorsión y desestimula la exportación”, asevera.

¿Exportación de vehículos desde Venezuela? Dentro de las medidas que ha anunciado el Ejecutivo hay un acuerdo para la exportación de vehículos desde Venezuela, sin embargo en el país solo existen son ensambladoras.

“En Venezuela solo se ensamblan los vehículos, no se hacen. Se hacen a partir de insumos que se importan. Desde la goma para cauchos, plomo para baterías, entre otras partes”, explica Olalquiaga.

Según el explica el presidente de Conindustria es un proyecto inviable ante la competencia internacional que maneja tiempos reducidos y ofertas.

“El tiempo que se demora entre la compra de partes, el procesamiento ensamblaje y la exportación, es un tiempo muy largo”, explica.

Para que sea viable, Venezuela tendría que encontrar a un comprador que acepte pagar y esperar los tiempos, ya que el país depende del despacho de partes importadas.

Fuente: Revista Dinero /AC

Publicado en Sin categoría