Crisis económica no obedece exclusivamente a caída de precios de petróleo

La culpa no es solo de la caída de los precios del petróleo. La merma de la actividad manufacturera durante los últimos cuatro años ha sido determinante en la crisis económica actual, aseguró Carlos Larrazábal, primer vicepresidente de Fedecámaras, quien hizo una pausa en su declaración para respirar profundo y lamentar que la industria venezolana enfrenta actualmente el peor momento en las últimas cuatro décadas.

Durante la XLVI Asamblea Anual de Consecomercio, con datos en mano de la encuesta de coyuntura publicada por Conindustria, el gremialista señaló que la caída de la producción ronda el 70% y la pequeña y mediana empresa opera entre 35 % y 38% de su capacidad instalada.

Esto es el ocaso de un modelo económico que basó su accionar en controles de precios y de productividad cuyas consecuencias se terminan reflejando en caídas de la manufactura privada e inmediatamente desabastecimiento en los comercios. Pero no se trata de un fenómeno nuevo. Hace cuatro años cuando la cotización del barril era alto la actividad decreció de manera consecutiva, lo que refleja la pérdida de un modelo inaplicable que está dando sus últimas respiraciones.

La crisis eléctrica agudizó la situación. Hay empresas que en la suma solo trabajan dos días a la semana y ello inmediatamente lo acusa la industria, el comercio y el consumidor. “No se trata de programar los cortes ya que la cadena de fabricación de los productos y su comercialización es compleja. A lo mejor a una empresa le cortan la luz de 8:00 a.m. a 12:00 m. pero al arrancar el proceso de distribución no se concreta porque quizás el comercio no estará abierto o está sin luz”. Como efecto directo se da que no llega la mercancía al establecimiento, la población no los puede adquirir y entonces los escenarios son de colas cada vez más largas en búsqueda de artículos de higiene, medicina o alimentos.

Fuente: El Carabobeño / DB

Publicado en Sin categoría