Conindustria: “Sin cambio de modelo económico no habrá anaqueles llenos”

Un anhelo de los venezolanos en 2017 es el que se superen los episodios de desabastecimiento y escasez en los anaqueles de los supermercados, abastos y bodegas en todo el país.

Consumidores, industriales, empresarios y comerciantes, todos, apuestan porque las largas filas que se hacen en el país, desde hace casi tres años —tiempo que tiene Nicolás Maduro en el poder— se terminen. Voceros gubernamentales han asegurado que las colas y el desabastecimiento serán cosa del pasado pues el socialismo va a vencer la “guerra económica”.

Para el presidente de la Confederación Nacional de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, no se trata de buscar enemigos en donde no los hay “se trata de cambiar al modelo económico intervencionista y estatista que está arruinado al país y que frena el desarrollo y la expansión de las empresas”.

En entrevista con El Pitazo, el dirigente empresarial explicó que no es fácil llenar un anaquel de productos alimenticios o con medicinas: “En estos momentos no hay nada en el país, no hay indicios de que el mal año que fue 2016 vaya a cambiar en 2017. Desde el año pasado no se están autorizando divisas, ni a tasa Dipro (Dólar protegido a Bs. 10 por dólar), ni a tasa Dicom (Bs. 675, 20 dólares hasta este miércoles) a nuestros afiliados. No se han podido adquirir materias primas, reponer inventarios que necesitan las empresas o pagar deudas adquiridas con bastante antelación”.

Añadió que otro elemento que afecta el funcionamiento de la economía se relaciona con la confianza que debe brindar un país a un inversionista nacional o internacional: “Los controles de precios tan rígidos que propicia las ventas de algunos productos a pérdida, las intervenciones de la Sundee en los comercios, para que bajen los precios de las mercancías, activando presiones y arbitrariedades”.

En conclusión, este empresario consideró que “no hay expectativa de que la industria nacional arranque pronto”.

–¿A cuánto asciende la deuda del Cencoex con los proveedores del sector industrial nacional?

–Las deudas se arrastran desde 2012 y llegan hasta el 2015, porque el año pasado hubo poquísimas autorizaciones de pagos a empresas privadas. Esto ha cerrado el crédito a quien quiere producir y colocar algún producto en el mercado local. Son unos 12 mil millones de dólares los que se deben. El gobierno no da dólares a las empresas, paga a los proveedores internacionales. Añadió que el volumen actual de producción de las empresas en Venezuela es del 35%.

Citando a la última encuesta que hizo Conindustria a sus afiliados, Olalquiaga dijo que “17% del parque industrial nacional está detenido, su capacidad de producción ya se consumió. No se produce nada y se ha tenido que prescindir de personal, no se ha hecho actualización tecnológica del parque industrial y mucho menos reposición de maquinarias o repuestos. La situación es grave”.

Reveló que las únicas empresas que han recibido un flujo constante de dólares son las relacionadas con petróleo, generación de energía eléctrica y la siderúrgica. “Estas son empresas del gobierno, ninguna privada”, sentenció el dirigente gremial.

También explicó que en el largo y engorroso proceso de solicitud de dólares al Cencoex hay que ingresar a dos listas: rubros a los que se les exige el certificado de no producción nacional y hay otro al cual no se le pide. “Luego optar por la autorización de adquisición de divisas y finalmente por la de autorización de liquidación de divisas; todo un desafío”.

Cifras en rojo. Datos que maneja la Unidad de estudios económicos de Conindustria señalan que en el año 2007 el parque industrial nacional era de 13 mil empresas. “Para fines de 2016 la cifra se redujo a 4 mil. Esto es evidencia del fracaso del modelo económico del gobierno. Si no cambia y si no cambia la mentalidad de los gobernantes, el país entrará en una situación muy extrema de crisis”.

“El modelo socialista estatista rentista fracasó, por eso no hay ni habrá producción nacional de alimentos o medicinas; estamos en una encrucijada. El modelo de economía de mercado, con libertad cambiaria y de iniciativa empresarial es el único que puede lograr para Venezuela el acceso a capitales, a renovación de tecnología, de apertura a la competitividad. Es el cambio por el cual abogamos”, finalizó Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria.

Fuente: El Pitazo / EO