Conindustria alerta "deterioro" del sector manufacturero del país

Caracas, septiembre 16 (Especial).- Los resultados de la encuesta de coyuntura industrial revelan que durante el segundo trimestre de 2009 se profundizó la situación de deterioro del sector manufacturero del país, como consecuencia de la incertidumbre política y social, los continuos ataques a la propiedad privada, y las erróneas políticas de control de precios y cambiaria actualmente en vigencia.

En ese sentido, el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, Carlos Larrazábal, apuntó que la encuesta ratifica una vez más lo que la institución ha venido advirtiendo en cuanto a la situación de estancamiento que se observa en un sector como el manufacturero que es generador de empleos estables y bien remunerados.

La crisis ya ha sido reconocida incluso por el Banco Central de Venezuela, cuyas estadísticas arrojan una caída del sector de suma importancia. Conindustria señaló a principios de este año que se esperaba que el PIB industrial disminuyera a 3,5% para finales de año y según los datos del instituto emisor ese descenso se ubicó en 8,5% sólo en el segundo trimestre, lo cual es mucho más grave que lo inicialmente estimado.

De acuerdo con la encuesta de coyuntura, se observa un incremento en el deterioro de la situación de las empresas, ya que el 78,31% de las encuestadas consideran su situación de regular a muy mala, cuando esta cifra llegaba a 72,14% en el trimestre anterior. En cuanto a las expectativas para el tercer trimestre no se observan mejorías ya que el 82,86% de las empresas encuestadas piensan que la situación continuará de regular a muy mal. El mayor deterioro está concentrado en las empresas pequeñas y medianas.

Esta realidad se entiende mejor si se observa que el 58,41% de las empresas encuestadas reflejan caídas importantes en su cartera de pedidos en contraste con el 45,41% en el trimestre anterior, mientras que cuanto a tiempo asegurado de trabajo, la mayor parte de las empresas (68%) refleja tener sólo entre 0 y 2 meses. Con respecto a las ventas, el 56% de la gran industria, el 67% de la mediana y el 69% de la pequeña reflejan caídas de poco o mucho en sus niveles de ventas, lo que evidencia una fuerte disminución en el consumo, mayor a la experimentada en el trimestre anterior.

Por otra parte, las empresas reportan menores niveles de inventarios de materias primas. El 53,07% de las empresas encuestadas reportan caídas significativas, siendo las más afectadas las pequeñas y medianas industrias y esto tiene que ver con las dificultades en el acceso a las divisas preferenciales para las importaciones y el impacto de las restricciones en las importaciones desde Colombia.

Todo esto lleva a una contracción en la producción del sector manufacturero, fenómeno que también se viene presentando desde el cuarto trimestre de 2008, profundizándose el proceso recesivo del sector.

Por otro lado, continúa el proceso de desinversión del sector, ya que 56% de las empresas pequeñas, 38% de las medianas y 19% de las grandes no realizaron ningún tipo de inversión. Las inversiones realizadas se concentraron principalmente en mantener operativas las líneas de producción de las empresas.

Si se analizan los factores que según los industriales impiden el aumento de la producción, se puede observar que se acentúa la incertidumbre política y social debido a los continuos ataques a la propiedad privada, pues más del 80% de los encuestados la coloca como la primera causa, en segundo término, se encuentran la falta de divisas, la escasez de proveedores y la baja demanda que logró un significativo repunte en esta oportunidad.

Por todas estas razones, el presidente de Conindustria hace un llamado responsable a las autoridades para que revisen estos resultados y los que arroja el BCV, que confirman lo que el sector ha venido repitiendo en el sentido de la necesidad de que se tomen los correctivos necesarios, que permitan revertir el proceso de desindustrialización que vive el país. Apunta Larrazábal que es indispensable que se tomen medidas cambiarias, fiscales y monetarias coherentes, de manera que se retome el camino de la producción y la productividad, como único mecanismo viable para reactivar la economía, a través del crecimiento de la producción interna lo que a su vez, permitirá generar más empleos formales que permitan mejorar la calidad de vida de la familia venezolana.

Para concluir, en opinión de Conindustria es fundamental darle cumplimiento al artículo 299 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela como herramienta fundamental para salir de la pobreza y revertir la situación de deterioro actualmente presente.

Artículo 299: ´Ö El Estado, conjuntamente con la iniciativa privada, promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país, garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para lograr una justa distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica, participativa y de consulta abierta´.

Publicado en Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.